Medida que sirve para comprobar si una práctica, un
servicio o una actividad han utilizado la cantidad
adecuada de recursos